viernes, 7 de agosto de 2015

Seitán en salsa de champiñones y cebolleta (Elaboración: 30 min/ Cocción: 45 min)






Ingredientes:


- 300 gr de seitán (yo usé del esponjoso)
- Una docena de patatas pequeñas
- Medio pimiento rojo
- Tomillo
- Media pastilla de caldo vegetal
- Aceite de Oliva
- Sal

Para la salsa:

- 6 champiñones grandes
- Una cebolleta
- 2 dientes de ajo
- 2/3 de vaso de vino blanco
- Un vaso de agua
- Una cucharadita de harina
- 1/2 pastilla de caldo vegetal
- Una pizca de pimienta
- Sal
- Una pizca de panela u otro endulzante

Elaboración:

Estos días tenía en la nevera unos champiñones que se me iban a echar a perder y hacer una salsa con ellos siempre es buena opción. Así que me puse a ello y salió este plato sencillo.

Lo primero que vamos a hacer es poner a cocer las patatas (de las pequeñitas. En el carrefour por ejemplo las venden como "patatas de guarnición"). Las vamos a dejar cociendo algo menos de media hora. Queremos que queden hechitas porque después simplemente las vamos a abrir y meter al horno a darle un calentón con el aceite especiado.

Así que mientras eso cuece nos ponemos con la salsa. Lavamos bien los champiñones y los picamos un poco. Los echamos a la sartén con un fondo de aceite a fuego fuerte. Yo siempre espero para salarlos porque si no empiezan a soltar agua muy pronto y se cuecen en vez de dorarse. Los dejamos un par de minutos, bajamos a fuego medio y echamos la cebolleta y los dientes de ajo picados y ahora ya podemos echar un poco de sal y pimienta. Esta vez no lo vamos a quitar del fuego cuando la cebolleta esté transparente. Vamos a esperar a que tenga un tono marroncillo (ojo, no quemada), que le da un toque genial a la salsa. 


Yo de hecho a veces hago salsa de cebolla, simplemente con cebolla aceite y sal pochando la cebolla hasta que esté marroncita, lo bato y listo. Muy rica. Pero bueno, que seguimos con la salsa de champis. Cuando ya tengamos la cebolleta bien hechita desmenuzamos la media pastilla de caldo y añadimos la cucharadita de harina. Removemos bien para cocinarla y añadimos el vaso de agua y el vino.


Removemos bien mientras se va reduciendo y espesando y cuando tenga la consistencia que queramos la retiramos del fuego, le echamos una pizquita de panela (o el endulzante que uséis) y la batimos bien. En este momento podéis probarla para rectificar de sal si hace falta.

Ahora con el seitán simplemente vamos a hacer filetitos. Los ponemos a la plancha con un poco de aceite a fuego fuerte, vuelta y vuelta, que queden bien doraditos


Añadimos la salsa a fuego bajo del todo (incluso si queréis apagado, y cuando las patatas estén listas le pegáis un calentón) para que nos queden unos filetes bien melositos.

Cuando veamos que las patatas están hechas (podéis ir pinchando para ver cuando están blanditas), ponemos el horno a calentar a tope,  las escurrimos, las cortamos a la mitad, y las ponemos en una fuente para horno con el medio pimiento rojo en tiras.


Les echamos por encima unas dos cucharadas de aceite de oliva mezclado con unas hojas de tomillo (yo usé fresco, pero podéis usar seco) y la otra media pastilla de caldo (todo pasado por el mortero) y metemos todo al horno hasta que esté todo doradito.




Y ya está. Sólo queda emplatar y ponerse a comer quilos y quilos de pan mojando en esa salsa deliciosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario