miércoles, 8 de marzo de 2017

Pastel de patata con soja (preparación: 20 min/ cocción: 40 min)







Ingredientes:

Para el puré:

- 1 kg de patatas
- 2 dientes de ajo
- 3/4 de taza de nata vegetal
- 4 cdas de aceite de oliva
- 1 cdta de tomillo
- 1 pizca de pimienta
- Sal
- Aceitunas negras para decorar

Para el relleno:

- 200 gr de soja texturizada gruesa
- 2 cdas de sazonador
- 4 cdas de salsa de soja
- 1 cebolla
- 1 pimiento rojo
- 2 zanahorias
- 1 puñado de tomate deshidratado
- 140 gr de guisantes
- 1 cda de tomate concentrado
- 1/3 de taza de vino blanco

Elaboración:

No sé si esto puede considerarse un sheperd´s pie vegano... No tengo ni idea de lo que llevan las recetas tradicionales, pero tampoco era mi intención imitarlas. Quería un pastel de patata relleno de cosas ricas y creo que es lo que he obtenido. No lleva ingredientes raros y aunque hay que pasarse un ratito en los fogones, queda riquísimo y salen bastantes raciones (de lo que hice comen unas 6 personas normales o 4 gallegxs), así que vamos a por ello.

En primer lugar vamos a poner a hidratar la soja gruesa. Para ello en un bol echamos a soja con las dos cucharadas de sazonador, las cuatro de salsa de soja (últimamente uso tamari) cubrimos con agua caliente, removemos y lo reservamos.

Ahora podemos dejar cociéndose las patatas para hacer el puré que va a cubrir la fuente. Yo las pelé, las corté en dados grandes y las puse a cocer en agua salada.

Mientras tenemos eso al fuego podemos ir preparando las verduras que vamos a cocinar con la soja. Así que picamos gruesa la cebolla, cortamos en tiras el pimiento, en rodajas las zanahorias y picamos el tomate deshidratado. O lo cortáis todo como os dé la gana porque yo lo hice así simplemente por capricho.

Si las patatas ya están blandas las escurrimos y las pasamos a un bol. Incorporamos los dos dientes de ajo machacados o cortados muy finitos, la nata vegetal, el aceite de oliva, el tomillo, la pimienta, la sal y machacamos bien con un tenedor hasta tener un puré uniforme. Yo la consistencia que buscaba era algo ligera para poder usar una manga pastelera para hacer alguna pijadita al cubrir el relleno. Pero si queréis el puré más denso... pues a vuestro gusto. Cuando lo tengáis como queréis (mirad como va de sal) lo tapáis y lo reserváis.

Nos ponemos ya con el relleno. Escurrimos bien la soja reservando el líquido (lo vamos a usar como caldo) y la ponemos a fuego fuerte con un fondo de aceite. Removemos de vez en cuando y cuando esté dorada añadimos las verduras que picamos antes (cebolla, pimiento, zanahoria y el tomate deshidratado). Salamos sólo un poquito para ayudar a sudar (el caldo ya va a dar bastante sabor), bajamos a fuego medio y removemos de vez en cuando hasta que veamos las verduras medio pochadas. Añadimos los guisantes (cocidos) y los ingredientes que van a hacer nuestra salsa: la cucharada de tomate concentrado, la taza y media de la mezcla en la que marinamos la soja y un tercio de taza de vino blanco. Removemos y dejamos cocinando a fuego medio/bajo hasta que se reduzca la salsa.

Ahora sólo queda poner a precalentar el horno en modo gratinado, echar el relleno en una fuente, cubrirlo con el puré, decorar con las aceitunas negras y ponerlo unos minutos a gratinar. 



Yo lo dejé hecho de un día para otro (sin hornear), así que, como estaba de la nevera, primero lo tuve calentando unos 20 minutos a 180 grados y después le añadí un aceite que hice ya el día anterior con una mezcla de ajo machacado y tomillo (ayuda a que se dore más) y lo puse a gratinar.



Y listo. Si queréis podéis añadirle en el gratinado algún queso vegano rallado, tomatitos cherry, tomate deshidratado en aceite,... lo que queráis. Pero así la verdad es que ya  queda tremendo. ¡Así que a disfrutar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario