lunes, 8 de abril de 2019

Cheesefake: Tarta de queso ( Preparación: 15 min. + 24 h de reposo del yogur / cocción: 50 min. / reposo en nevera 4h.)









Ingredientes:

Para la base:
- 220 gr de galletas tipo digestive veganas.
- 90 gr de margarina vegetal.

Para el "queso":
- 1 litro de yogur de soja sin azúcares (usé los de provamel).
- 1 limón grande.
- 1/2 de cdta de sal.
- 1/4 de cdta de levadura nutricional.

Para el relleno:
- 375 gr del queso obtenido.
- 300 gr de tofu sedoso.
- 50 ml de bebida de soja sin azúcares.
- 50 ml de nata vegetal.
- 3 cdas de harina tipo maicena.
- 2 cdas de sirope de agave. 
- Unas gotitas de esencia de vainilla.

Para decorar:
- 1 bote de mermelada de fresa o frutos rojos (mejor densa)

Materiales:
- Molde desmontable de unos 23 cm.
- Bolsa para hacer leche casera.


Elaboración:


Hoy os traigo de nuevo una receta dulce. Se trata de la cheesefake que hice como experimento para uno de los eventos benéficos que hacemos a favor de Vacaloura. El resultado fue una deliciosa tarta fresca, ligera y muy sencilla de hacer. Vayamos al lío.

Lo primero que tenemos que hacer es dejar reposando el yogur  de un día para otro (mínimo 12 horas, pero cuantas más mejor). Para ello lo pondremos en una bolsa de hacer leche casera y lo dejaremos escurriendo (sin que llegue a tocar el líquido) en algún lado (yo hago un apaño enganchando la bolsa a la chufamix y la verdad es que me resulta muy cómodo). Como nota deciros que escurren mejor los yogures de sojade, en ese caso con dos yogures de 400 ml creo que llegaría. El resultado es mucho más compacto que el de provamel.

Una vez pasadas las 24 h  en un cuenco pondremos 375 gr del resultado, le añadiremos el zumo de medio linón grande, la sal, la levadura nutricional y mezclaremos bien con ayuda de un tenedor. 

Precalentamos el horno a 180º y nos ponemos con la base de galletas. En una picadora desmenuzamos las galletas hasta dejarlas como arenilla gruesa (no importa si hay algún trozo más gordito) y mezclamos con la margarina derretida previamente hasta obtener una especie de arena mojada.

Montamos el molde con un papel de hornear en la base y pasamos margarina por los laterales para evitar que se pegue. Añadimos la mezcla de galleta y margarina y prensamos con ayuda de las manos hasta crear una base uniforme.

Ahora le toca el turno al relleno. En un bol añadimos el queso y el  resto de ingredientes: tofu sedoso, bebida de soja, nata, maicena, agave y esencia de vainilla. Mezclamos bien con una batidora hasta conseguir una mezcla homogénea y listo. Volcamos la mezcla sobre la base de galleta y alisamos con ayuda de una lengua de cocina.

Es hora de hornear, así que meteremos el molde en el horno y la dejaremos ahí dentro unos 50 minutos (nuestro horno pierde algo de calor por la puerta, así que igual en 45 la tenéis lista, también influirá el diámetro del molde). Para comprobar si está lista pincharemos con un palillo y nos tiene que salir limpio.

Transcurrido el tiempo, la sacamos del horno y la dejamos enfriar un ratillo a temperatura ambiente. Luego de pondremos una generosa capa de mermelada por encima y lista para dejar enfriar en la nevera unas tres horitas (cuanto más esté mejor, si la queréis para comer os recomiendo hacer la noche antes o a primera hora de la mañana, y si es para cena pues a la mañana tempranillo)




Y listo! Una vez enfriada del todo ya está lista para disfrutar, el resultado creo que os sorprenderá, ya que pese a ser una tarta de horno la textura es como si fuese de las otras. Ya nos contaréis impresiones si la hacéis, y no olvidéis etiquetarnos en Facebook o Instagram para poder ver vuestras versiones.





No hay comentarios:

Publicar un comentario